La situación de pobreza absoluta en que vivían los padres de mi abuelo y sus hermanos luego de la segunda guerra mundial, lo llevó a embarcar rumbo a América para intentar mejorar sus condiciones de vida. En su caso viajo hasta Venezuela de forma clandestina, ya que la emigración de canarios estuvo prohibida hasta 1952. 

Ese épico viaje de ciento 163 inmigrantes ilegales canarios llegando a bordo de El Elvira y el Rafael Orive al puerto de Carupano, en el estado de Sucre, fue publicada por el diario de circulación nación Ultimas Noticias, mi abuelo narraba que al ver la costa se emociono porque sabría que asentaría bases en este hermoso país. 

Al llegar a Carupano se enamoro de mi abuela a la cual le enseño hacer y hornear el pan mas crujiente y con la mejor miga que he probé en la infancia. Se adapto a las costumbres y tradiciones del oriente del país, ese matiz del canario y el Caribe se unieron para permitir que hoy su nieto pueda contarlo. 

Su religiosidad fue inculcada a toda la familia, la fé por Nuestra Señora del Pino patrona de Gran Canaria, se hacía vidente cada vez que recordaba el épico viaje, le agradecía haber llegado con vida y su compañía durante el viaje. Nos contaba la aparición de la imagen en el año de 1481 en lo alto de un Pino en bosques cercanos al municipio de Teror, en la casa de Rio Caribe no hay pinos, el abuelo señalaba un gran árbol de níspero para comparar la grandeza. 

Todos los sábados prepara churros de pescado, hasta el día de hoy no hay nada mas bueno que un pescado ligeramente adobado, rebozado en harina con cerveza y frito a fuego fuerte. Sencillo y delicioso. El estado sucre es un estado pesquero como las islas canarias. 




Votar Relato