Sobre los restos de la población aborigen, exterminada por los conquistadores, comenzó a gestarse una nueva población cubana surgida de la fusión de las nacionalidades españolas, africanas y otras. Diversas tradiciones, creencias y costumbres, traídas por los inmigrantes, al ser reformadas en Cuba y adaptadas a las condiciones económicas, sociales y geográficas que imperaban en el nuevo territorio fueron conformándose durante más de cuarto siglo para formar parte de la cultura cubana. A las raíces, fundamentalmente hispanas y africanas, se unieron con el tiempo aportes franco-haitianos, asiáticos, norteamericanos y de otras nacionalidades. El pueblo cubano supo transformar e imprimir un sello característico. Todos esos préstamos culturales enriquecieron nuestro estilo de vida.

Con el triunfo de la Revolución, la cultura cubana crece y da posibilidad a todo el pueblo que participe en los movimientos de aficionados del arte y es así como llega a Cabaiguán el instructor de danza Jorge Ovidio Padrón Roque. Con el entusiasmo característico de la juventud rescató la música, los cantos y los bailes tradicionales de origen canario en distintas comunidades del municipio Cabaiguán, provincia Santi Spíritus. Demostró las formas típicas de vestir, de cantar, de bailar y de tocar los instrumentos musicales que utilizaban los isleños canarios, lo que aprendió de sus antecesores, padres y abuelos. Como coreógrafo, creó, sin desvirtuar, añadir elementos, utilería escenográfica y lo que es más importante, el diseño corográfico.

Surgimiento de la Agrupación Danzario del Municipio Cabaiguán.

Después de varias visitas y encuentros con nuestros mejores informantes: los naturales canarios, pudimos conocer y aprender muchos cosas de la tradiciones canarias, pero llegamos a la conclusión que debíamos comenzar “desde cero” para desarrollar un buen trabajo.

El movimiento de aficionados creció y se fortaleció en toda la isla, Cabaiguán que antes de 1976 pertenecía a la provincia de Las Villas y actualmente es un municipio de la provincia Santi Spíritus , también se fortaleció con la llegada de un joven, egresado del primer grupo de graduados de instructores de arte, contaba solamente con 19 años: Jorge Ovidio, el, guiado por las organizaciones políticas y de masas hicieron posible que el grupo de aficionados se destacara en ese municipio villaclareño con la danza canaria.

Al realizar las investigaciones se constató que desde el año 1917 y hasta 1934 se celebraban en las comunidades, serenatas, guateques y parrandas que duraban varios días. Naturales canarios, hijos y demás familiares participaban.

Con entusiasmo se cantaba, se bailaba, se comía y bebía. Estos festejos eran fuentes de conocimientos que servían para seguir manteniendo vigente la cultura canaria y que quedara impregnada en las nuevas generaciones de descendencia “isleña” como se le conoce popularmente. Con los informantes pudimos salvar los instrumentos musicales que se utilizaban y formar un grupo danzario. Con el montaje de tres piezas musicales “La Malagueña”, “La Polka” y “La Isa”, el próximo paso fue buscar las parejas para enseñarles los bailes. Se formaron doce parejas de baile y además, se consiguió el local y el transporte para transportarlos. En el círculo social obrero del municipio Cabaiguán se ensayaba de ocho a diez de la noche, estaba ubicado en la calle Sergio Soto, meses después el grupo se presentó en el Segundo Festival de Aficionados que se efectuó en Santi Spíritus los días 1 y 2 de Septiembre de 1967. “Año de la Organización”. El grupo resultó ganador.

INFORMANTES:
1. José Garcés Hernández, en municipal Alejo. Tenerife.
2. Luis Hernández Hernández, Los Realejos Valle de la Oratoria, Santa Cruz de Tenerife.
3. Dionisio Rodríguez, Santa Cruz de Tenerife.
4. José García Chinca, Valle Gran Rey, La Gomera.
5. Pedro Padrón Robaina, Valle San Roque. Las Palmas de Gran Canaria.
6. Miguel Hernández Pérez. Breña Baja. La Palma.

Votar Relato